OJO POLÍTICO

0
86
Por: Ramón Frías Frías
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

Por: Ramón Frías Frías

•  Ratificación, un engaño

.- Todavía no se sabe la cuantía de la limosna, pero el cardenal de Guadalajara dijo en su homilía del domingo, que le parece muy adecuado y democrático el ejercicio de ratificación de mandato, organizado por las administraciones municipales del partidillo.

El año pasado fue aprobada la iniciativa del gobernador Aristóteles Sandoval, para tener en Jalisco la revocación de mandato, pero lo que no hicieron los diputados locales, y menos los federales, fue promover la reforma a nivel federal, para que esta figura quede plasmada en la Constitución.

La revocación es el otro cachete de la cara “ciudadana” y si no existe la legislación en el Estado en lo que refiere a la revocación, mucho menos existe la de ratificación y fue por ello, que los del partidillo lograron inventarla. Por eso se el basamento del costoso e inútil ejercicio está en los reglamentos municipales.

A diferencia de la ratificación, la cual puede solicitarla el edil en turno conforme a la reglamentación municipal, la de revocación puede ser solicitada, esa sí, por cualquier ciudadano, ante al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC).

Y aunque mis grillos lectores lo duden, ya comenzaron a llegar solicitudes al IEPC, pero conforme a la legislación actual, el proceso en caso de llevarse a cabo, sería también de una debilidad extrema, porque no tiene respaldo federal, dada su condición de legislación local.

La llamada “histórica” reforma a la Constitución local para incluir la figura de revocación de mandato, e integrada al Código Electoral y de Participación Social el año pasado, fue promovida por el gobernador y una vez aprobada, se publicitó como un logro histórico, casi casi para escribirlo en letras de oro, aunque sea en el macetón horrible ordenado por Enrique Alfaro.

El estilo para presumir los supuestos logros de los gobernantes no son muy diferentes, porque conocemos el discurso del alcalde de Guadalajara, pero no hay mucha discordancia con lo que dice el gobernador. Así lo dijo al presentar la iniciativa de revocación de mandato: “De manera histórica para Jalisco, un gobernador impulsa la creación de la revocación de mandato, mediante la cual los ciudadanos podrán decidir, conforme al actuar de los gobernantes, la permanencia o destitución en el cargo”.

Sin embargo los consejeros del Instituto Electoral de Jalisco, advierten en voz de Mario Ramos González, que mientras esa figura no esté contemplada en la Constitución federal, su aplicación a nivel estatal es fácilmente reversible:

“Se aprobó, se legisló aquí la revocación de mandato, está en nuestra legislación estatal, no obstante, pues es inconstitucional a nivel federal. Si hubiera el caso de que en este momento alguien lo solicitara y se aplicara, pues la persona afectada o la autoridad a la que se le pretendiera aplicar este mecanismo podría recurrir y pues quedaría sin efecto”, detalla Ramos González.

De cualquier manera hay vigencia en Jalisco de la revocación de mandato y pese a que es específico que las solicitudes deben presentarse antes de concluida la primera mitad del mandato, el IEPC tiene la obligación de recibir las solicitudes de los ciudadanos, pero como el proceso de ratificación, puede también convertirse en una simulación.

A diferencia de la reforma para eliminar algunos financiamientos para los partidos políticos, impugnada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la de revocación de mandato no fue impugnada por ninguna instancia.

Tal vez porque la legislación es inocua para los tres niveles de gobierno, pero en caso de que fuera aplicado el proceso de revocación, cualquier afectado puede presentar la impugnación, pero no solamente eso, sino con todas las posibilidades de ganar y permanecer en el puesto.

Dice Mario Ramos: “Nadie la combatió la reforma, pero lo que sí podría ocurrir es que si todos los requisitos que establece nuestro Código se cumplen, si pasa esta aduana de la validación de firmas, y la causal que invocan los promoventes pasa también por el Tribunal Electoral, el IEPC tendría que aprobar y realizar este ejercicio, esta consulta para revocación de mandato.

“Lo que podría ocurrir es que si el resultado sale desfavorable (…) podría removerse a una autoridad, pero en este caso sin duda la ganaría (la impugnación), porque es inconstitucional, pero yo creo que lo promoverá alguien hasta en ese momento. De momento nadie lo combatió y la reforma quedó”.

“La gana, sí, sin duda la podría ganar; o sea, no se le podría obligar a que la autoridad o el presidente municipal o el diputado deje su cargo en un ejercicio que se realizó, sí, con una legislación estatal, pero que es inconstitucional a nivel federal”.

Como lo hizo en su momento Aristóteles con la presentación de su iniciativa y posterior aprobación, para ganar aplausos y bonos en su popularidad, así lo hacen los alcaldes de 25 municipios, quienes despilfarran el dinero de las contribuciones, con la única intención de ganar aplausos y bonos de popularidad.

Kumamoto presentó la iniciativa para quitar presupuesto a los partidos políticos y se fue a poner huevo en todos los rincones del país, pero la propuesta se redujo a Jalisco, pero ninguno de los legisladores presentó propuesta para modificar el algoritmo que les otorga miles de millones de pesos a los partidos políticos.

Los legisladores de Jalisco, quienes el lugar de discutir la modificación, debieron pedir a sus correligionarios del Congreso Federal que presentaran la iniciativa en la instancia correspondiente, pero en lugar de eso, aprobaron modificar la fórmula de financiamiento, misma que ya había sido desechada un año antes por la tremenda corte.

Como en Jalisco el partido Verde impugnó la modificación al otorgamiento de prerrogativas, ya en Hidalgo el gobierno estatal había perdido un juicio de inconstitucionalidad por quebrantar la fórmula de financiamiento. El gobernador hidalguense como Aristóteles, también quería hacer “historia”.

A la par de las críticas a los ayuntamientos del partidillo por ser juez y parte en su “ratificación”, la gente del gobernador presumen su “revocación” como una alternativa moderna y de avanzada en lo concerniente a la política, pero ambas figuras son igual de inútiles y costosas.

Si la revocación de mandato es legal a nivel Jalisco, la figura de ratificación de los alcaldes del partidillo no aparece siquiera en ninguna parte del Código Electoral, además que se realiza de forma unilateral, con el control total de cada administración municipal.

Por tratarse de un ejercicio en el cual son juez y parte los gobiernos municipales, se originan las críticas y se aprecia como una medida con fines de promoción pre electoral y para allegarse promoción de su ya deteriorada imagen.

Nos leemos el lunes.

Comentarios de Facebook
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

No hay comentarios

Dejar respuesta