OJO POLÍTICO

0
134
Por: Ramón Frías Frías
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

Por: Ramón Frías Frías

•  Debacle tricolor

.- Si los panistas y perredistas se encuentran de plano quebrados y sin posibilidades de ganar en solitario la Presidencia y mayoría en las cámaras la elección del 2018, los del PRI todavía están más jodidos, porque el repunte de los partidos políticos solamente ha sido para Morena, el de López Obrador.

El PRI dejó ir ciudades muy importantes a lo largo y ancho del país, además del control de los congresos locales, por lo cual el panorama se parece al del 2000, cuando el PAN le arrebató las capitales de los Estados en la mayor parte del territorio nacional. Pero ahora el vaticinio es peor. Actualmente son solamente 15 de 32 los gobernadores de extracción priísta.

Poe lo que refiere a las capitales de los estados, el panorama es peor que en lo referente a gobernadores priístas, dado que son 12 de 32 las capitales estatales en manos del PRI y se incluye la Ciudad de México. El resto están en manos de la oposición.

Tradicionalmente el tricolor tenía en sus manos las gubernaturas y consecuentemente los congreso estatales, pero en vísperas de la Asamblea Nacional, solamente en 14 de 32 congresos hay mayoría priísta, con la conformación pendiente en Coahuila y Nayarit.

En las entidades donde es mayoría, se comparte con Nueva Alianza y el rezongón Verde, diferente al horizonte del inicio sexenal, luego de recuperar la Presidencia, tras doce años de fallido gobierno panista.

Al iniciar el gobierno de Peña Nieto, eran veinte los gobernadores tricolores en el país, entre los cuales desde luego estaba el de Javier Duarte y el ahora prófugo Roberto Borge, de Veracruz y Quintana Roo respectivamente. También a punto de caer el nayaritense Roberto Sandoval.

En cierta forma los corruptos gobernador y ex gobernadores, a quienes se agrega el de Tamaulipas, son los causantes de la debacle del PRI en las elecciones del 2015 y 2016, sin contar las del presente año, en víspera de la presidencial del 2018.

Algunos analistas encuentran semejanza en el proceso electoral de 2000, cuando el gobernador guanajuatense Vicente Fox se postuló y ganó la Presidencia, pero esta vez no hay un personaje tan aventajado para darle el triunfo al PAN.

Sin embargo cuando el panista Fox ganó la Presidencia, eran veinte gobernadores priístas, los cuales sirvieron de contrapeso al poder presidencial, además del otro lastre en la persona del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, quien fue una verdadera piedra en las botas del paisano de las Poquianchis.

Los gobernadores del tricolor presentes en el proceso del 2018, son los de Campeche, Colima, Coahuila, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Edomex, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

Hasta el momento los invictos del tricolor son Campeche, Colima, Hidalgo, Coahuila y el Estado de México y en todas las demás la alternancia ya se dio, aunque en Coahuila y el Edomex, la discusión todavía se encuentra en tribunales.

En las capitales de los Estados, el PRI tiene el gobierno en Campeche, Guanajuato, Chilpancingo, Toluca, Monterrey, Oaxaca, Culiacán, Hermosillo, Ciudad Victoria, Tlaxcala, Zacatecas y Tuxtla Gutiérrez, en esta última en coalición con el Verde.

La Federación Nacional de Municipios de México, que agrupa a ediles priístas, desvela que hay entidades con una muy baja proporción de administraciones de ese partido: en Aguascalientes gobierna 27 por ciento de los ayuntamientos, ninguno de relevancia; Morelos, 28 por ciento, con ayuntamientos pequeños; Querétaro, 23 por ciento, y ninguna alcaldía de relevancia política o urbana; Tabasco, 24 por ciento, donde preside Tenosique.

En contraste el PRI tiene el 46 por ciento de los municipios; en Durango, 51 por ciento, donde es cabeza en Gómez Palacio; Jalisco, 50 por ciento de las alcaldías, pero la más importante es Tonalá, entre otras expresiones del retroceso en el plano municipal.

En el estado de México, donde se renovarán las alcaldías en 2018, el partido tricolor mantiene 66 por ciento, incluidas algunas fundamentales como Toluca, Ecatepec y Tlanepantla.

El PRI tiene enfrente la modificación de sus estatutos y para promover el turismo político, los tricolores escogieron Campeche para realizar sus trabajos, los cuales serán presididos por César Camacho, coordinador de los diputados priístas en el Congreso y ex dirigente nacional. Aseguran contar con la presencia de Peña Nieto.

En la Ciudad de México ese ejercicio generó grandes expectativas, dizque para recuperar espacios de representación popular, pero sobre todo el firme compromiso para trabajar unidos en la definición de estrategias que respondan a los nuevos escenarios, que fortalezcan los vínculos de las estructuras del PRI con los habitantes de las 16 delegaciones, que amplíen las simpatías ciudadanas y con ello los sufragios electorales.

Enrique Ochoa Reza destacó el desempeño de la dirigencia del partido en la Ciudad de México, que encabezan Mariana Moguel Robles y Armando Tonatiuh González, a pesar del ambiente adverso que enfrentan, con gobiernos opositores, y manifestó su firme compromiso de trabajar con los priistas de la capital.

Luego de una prolongada sesión en la que acorde a la condición democrática que ha prevalecido en los trabajos previos a la XXII Asamblea Nacional del PRI se escucharon todas las opiniones, los priistas expresaron su voluntad de trabajar conjuntamente con su dirigencia nacional en causas comunes y fortalecer su estructura territorial para recuperar la ciudad.

Enrique Ochoa, reveló que las mesas temáticas rumbo al Congreso Nacional del partido se transmitirán por redes sociales para transparentar los trabajos que se realizarán en cinco entidades, los días 9 y 10 de agosto.

De visita en Campeche, en el marco del Informe de Gobierno de Alejandro Moreno, el priista explicó que esta decisión se tomó para darle apertura a las deliberaciones que ahí se realicen, “en vivo y en directo, de manera tal que todos podrán ver en tiempo real lo que ocurra”, explicó Ochoa.

Valdrá la pena sacar del oscurantismo esas sesiones antes a puertas cerradas, pero la ciudadanía y la militancia podrían ser testigos de desaguisados bochornosos. Veremos qué sucede y estaremos al pendiente de los comunicados oficiales del tricolor el fin de semana y será luego cuando hagamos el comentario correspondiente, que se espera dé luz para conocer el tradicional “tapado”.

Nos leemos mañana.

Comentarios de Facebook
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

No hay comentarios

Dejar respuesta