OJO POLÍTICO

0
92
Por: Ramon frias
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

Por: Ramón Frías Frías

•  Las dieron

.- Los tres niveles de gobierno en Jalisco las dieron; unos más que otros en materia de seguridad, principalmente en la capital del Estado, donde un rato sí y otro también, se registran robos de peatones, a viviendas, de vehículo a mano armada, sin que el sheriff de Guadalajara Salvador Caro, tenga la capacidad para hacer frente a los ratas chiquitos, mucho menos a los grandes.

Robos cotidianos son los perpetrados por los moto-ladrones, quienes le arrebatan el bolso o celular a cualquier persona; los afectados jamás alcanzan a los ratas y cuando se pide a la policía municipal si de suerte encuentran una patrulla, resulta igual, como si los policías fuesen cómplices de los fascinerosos.

La respuesta de los policías municipales de Guadalajara son el tomar una mugrosa libreta en la cual anotan o aparentan hacerlo y si el ciudadano se atreve a preguntarles acerca del resultado de la presunta persecución, la respuesta indigna más: “No sé de qué me habla”.

Sin embargo la policía municipal de Guadalajara cuenta con un grupo de “inteligencia”, área que contabilizó 189 reportes de robo adjudicados a los moto-ladrones en las colonias Monraz, Centro, Ladrón de Guevara, Santa Teresita y Ocho de Julio, pero solamente reportan 16 detenciones del 1 de enero al 11 de junio, según sus cuentas.

Eso es el resultado de la policía de Guadalajara, donde dizque gobierna Enrique Alfaro, alcalde emanado del partidillo Movimiento Ciudadano, en tanto que su correligionario Pablo Lemus en Zapopan, tampoco canta mal las rancheras.

Los cuicos zapopanos están peor, porque apenas reportaron con su área de “inteligencia” 43 robos perpetrados por los moto-ratones, del 1 de enero al 31 de mayo, pero con horario de las 10:00 a las 18:00 horas. Tristemente reportaron solamente dos detenciones.

Los robos ocurrieron en Arboledas, La Estancia, El Colli, Ciudad del Sol, Prados Vallarta y Tabachines entre los más afectados y casi les empatan en Tlajomulco, donde ya suman 41 reportes en el año y ninguna detención. La mayoría de las peticiones de auxilio se dieron a las 14:00 y a las 23:00 horas en Chulavista, Cabecera municipal, Los Cántaros, San Sebastián El Grande, Santa Cruz del Valle y Santa Fe.

El gobierno priísta de Tonalá destacó que tiene 66 reportes de personas que utilizan este medio de transporte para asaltar negocios, personas, vehículos y motocicletas particularmente en Loma Dorada, Centro, la Jalisco, Alamedas de Zalatitán, Loma Bonita y Altamira.

Mientras en la ex Villa Alfarera hasta el 12 de junio en Tlaquepaque hubo 65 reportes en 30 colonias, de las que resaltan el Centro, Jardines de la Paz, San Martín de las Flores, El Álamo y Camichines. Como en Tlajomulco, tampoco reportaron una sola detención de los ratas morotizados en dos ruedas. Ningún municipio reporta acciones tendientes a reducir este tipo ilícitos.

Eso sería solamente lo referente a los municipios metropolitanos, pero a nivel estatal, Jalisco se mantiene como uno de los Estados más violentos del país, con incremento al uso de armas de fuego para la comisión de atracos.

El Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, tiene en su reporte, el registro de dos mil 179 tobos de autos con uso de violencia, solamente igualados por Estado de México, Guerrero y Sinaloa.

Un documento emitido por el Índice de Paz, coloca a Jalisco en el lugar 18 de 32 en términos de paz: “La tasa de homicidios para Jalisco en 2016 es de 14 por cada cien mil habitantes, lo que vemos a través del índice global de paz es que la tasa de homicidios promedio a nivel global es de 7 por cada 100 mil habitantes. Por lo tanto, cuando en México hablamos de tasas de entre 14 y 16 estamos todavía a más del doble que el promedio global”, lamenta Patricia de Obeso, coordinadora del Institute for Economics and Peace en México.

Durante la administración de Enrique Alfaro, el organismo detalla que en Guadalajara, fue incrementado en diez por ciento el número de personas que manifestaron haber sido víctimas de un delito.

Números del mismo Secretariado Ejecutivo muestran que de enero a mayo de 2017 han incrementado los robos a casa y robo a negocio, tan sólo en los nueve municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

De acuerdo con datos de mayo pasado, cerca del 21 por ciento de la población tapatía, una de cada cinco personas, dijo haber padecido algún incidente con respecto a la inseguridad que se vive en la metrópoli.

Por si fuera poco, se han multiplicado los casos de linchamiento, llamados de forma elegante por el sheriff Caro Cabrera, detenciones ciudadanas, pero sin aceptar que los ciudadanos hacen justicia por propia mano, ante la incapacidad e ineficiencia de la policía de Guadalajara.

Un presunto ladrón que fue acusado de intentar un robo en perjuicio de una fémina y ante la ausencia de vigilancia policíaca, fue golpeado y despojado de su pistola por personas que ayudaron a la mujer cuando era víctima del asaltante; un ciudadano grabó con video cómo el ladrón pedía perdón para que ya no lo lastimaran. La Policía de Guadalajara no ha dado un posicionamiento respecto de estos actos por parte de la población.

Jalisco se encuentra dentro de una dinámica nacional donde solamente siete de 100 delitos que se cometen llegan a denunciarse, alcanzando una cifra negra muy superior al 90 por ciento.

Sólo el 4.46 por ciento de los delitos que son denunciados llegan a tener una sentencia condenatoria, lo que arroja que la impunidad sea de cerca del 99 por ciento, ya que sólo uno de cada 100 delitos son castigados.

Jalisco comparte su alto grado de impunidad con otras entidades como Sinaloa, Zacatecas, Morelos, Puebla, Tabasco, Colima, entre otros, lo cual es un reflejo de gobernanza y eso demuestra que las instancias de gobierno están rebasadas.

Un capricho logrado por Enrique Alfaro, fue la creación de una inútil Agencia Metropolitana de Seguridad, cuya operación ya se había echado a andar desde noviembre pasado, pero ahora se hizo bajo un programa general de trabajo.

La agencia, integrada en su Junta de Gobierno por los alcaldes metropolitanos y el gobernador de Jalisco, pretende arrancar durante el tercer trimestre de este 2017 algunas acciones, entre ellas, desarrollar diagnósticos y políticas de violencia situacional y seguridad urbana.

Además de analizar y evaluar las políticas públicas instrumentadas de manera coordinada por los municipios metropolitanos, y desarrollar estudios, recomendaciones y propuestas relacionadas con Ciudades y Espacios Públicos Seguros y el programa Ciudades Seguras Libres de Violencia.

Todo ello no reduce ni en lo más mínimo, la percepción de inseguridad en la zona metropolitana, a tal grado que los linchamientos por la incapacidad de las policías municipales, son ya preludio de unas autodefensas.

En el primer caso, la población tapatía pasó de considerar como muy insegura a la metrópoli de 42 por ciento en 2014 a 60 por ciento en 2016, a lo cual se suma la desconfianza y la calificación positiva en una escala de diez, se encuentra en 3.2, según Jalisco Cómo Vamos.

Nos leemos mañana.

Comentarios de Facebook
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

No hay comentarios

Dejar respuesta