OJO POLÍTICO

0
105
Por: Ramon frias
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

Por: Ramón Frías Frías

• De mal en peor

.- La semana pasada se reunieron los genios encabezados por el gobernador, para dar a conocer luego de la junta de “coordinación”, que urge legislar para que no dejen salir a los hampones, porque no sirve el sistema de justicia penal.

Pero no se trata solamente de los ratas que luego los sueltan y reinciden, sino de que también agarren a los homicidas, dado que en este medio año se han registrado 24 homicidios por semana.

Ejemplos hay muchos, pero es Guadalajara, para pesar de Enrique Alfaro, donde la inseguridad es manifiesta y como ejemplo se puede citar la semana pasada. El domingo por la noche, un hombre de 50 años y una mujer de 30, fueron asesinados de sendos balazos en la cabeza en la colonia La Nopalera, del aterrorizado municipio de Guadalajara.

Para no cortar la racha, el lunes la policía de Guadalajara encontró un cuerpo envuelto en bolsas de plástico en la delegación Tetlán, concretamente en la confluencia de las calles Lingote y Presa Laurel.

Elementos del Servicio Médico Forense, acudieron al Centro Médico de Occidente, para recoger el cadáver de un hombre de 44 años de edad, quien había sido golpeado en el barrio del Santuario. Los socorristas lo trasladaron al nosocomio, de la esquina de Eulogio Parra y Alcalde; para no variar, del municipio de Guadalajara.

Poco antes se había recogido del Antiguo Hospital Civil el cuerpo de un hombre de 28 años con herida de bala en la cabeza. El joven fue lesionado el pasado 2 de junio en calle Esgrima y el Periférico, en la colonia Auditorio, Guadalajara.

Para aumentar el terror en la ex Perla Tapatía, los del Semefo acudieron a la esquina de Angulo y González Ortega, de donde recogieron dos cubetas y un costal, que contenían un cuerpo descuartizado, perteneciente a una persona del sexo masculino.

Es tanta la falta de vigilancia en Guadalajara por parte de su policía municipal, que el viernes por la mañana, un joven de 17 años de edad fue apuñalado por resistirse a que le robaran su celular. Los hechos ocurrieron en pleno centro, en la avenida 16 de Septiembre y Constituyentes. Los policías de Guadalajara nunca llegaron y el caso fue atendido por la policía estatal.

Las autoridades judiciales no sueltan a quienes no han agarrado, como es el caso de los conejeros, los homicidas y los asaltantes de bancos y cuentahabientes, que han encontrado un paraíso en la ciudad de Guadalajara, como fue el caso del robo ocurrido en Justo Sierra y Homero, tal como lo informa la policía de Guadalajara.

Sin embargo los más importantes mandamases de Jalisco y Guadalajara andan en otras cosas. El gobernador se fue a encabezar la marcha de la diversidad sexual: “El venir ahora es manifestarles nuestra solidaridad y escuchar los temas de agenda que tengan que ver en el impulso a una sociedad moderna, tolerante, (de) inclusión y respeto”. Pero nada dicen cuando les preguntan acerca de la seguridad.

La inseguridad en el caso de Guadalajara, según manifiestan los propios ciudadanos, es por la incapacidad del comisario Salvador Caro, que ya casi completa los dos meses de tener sitiadas algunas calles de Analco y San Juan de Dios, mientras en todos los rumbos se registran hechos de violencia e impunidad.

Hace unos días los vecinos del barrio se fueron a manifestar frente a la presidencia municipal, en reclamo por los abusivos registros de los gorilas del sheriff Caro Cabrera, quienes revisan hasta las bolsas del mandado de las señoras y las mochilas de los chiquillos.

La respuesta fue generalizar como si en Analco fuera centrada la catedral del narcomenudeo, con la sentencia de que las acciones continuarán en el barrio, ya no por tres meses, sino de forma permanente, para que los traficantes de drogas no se adueñen de la ciudad.

En su Alfarolandia, el comisario asegura haber afectado de manera importante los intereses de grupos delictivos, y acusó a los vecinos manifestantes de recibir dádivas económicas a cambio, pero ya “investigan” a quienes protestaron frente a la oficina de su jefe máximo.

Como si todavía le quedase algo de prestigio como jefe de la policía, acusa a los vecinos de Analco, de prestarse a intereses políticos y mezquinos “para intentar desprestigiar la labor que realiza esta institución en beneficio de los ciudadanos, resolviendo problemáticas que por muchos años fueron ignoradas por administraciones pasadas”.

El presidente municipal de Guadalajara solamente deja hacer a su sheriff, porque igual no tiene ni hetaira idea de lo que debe hacerse para cuidar la seguridad de los tapatíos y ve desmoronarse su administración, a tal grado que ahora su área de prensa y comunicación, se convirtió en departamento de aclaratorias.

Los vecinos de San Rafael se la ganaron en los tribunales y lograron evitar que los depredadores contratados por el ayuntamiento, terminaran con los árboles en el área verde de su colonia.

La oficina de aclaratorias de prensa, envió un comunicado en el cual puso en duda que los promoventes del amparo para salvar el arbolado sean vecinos y refiere que tergivesan la verdad y aclaran que el asunto todavía no se resuelve de fondo.

Con el dolor en la parte posterior sur, aclaran los del municipio que “solamente” ampararon a los vecinos para que no sean talados árboles del parque, que no se modifique o altere o disminuyan los recursos naturales de la zona, incluidos los mantos freáticos.

El comisario Caro Cabrera cuida más el volumen de las rocolas, las mochilas de los chiquillos, a los vendedores de medicina en el Santuario y los vendedores ambulantes, pero descuida lo que le corresponde, que de plano es cuidar la seguridad de los tapatíos.

Recientemente iniciaron una cruzada para que les alcance el chivo a los funcionarios municipales, y se fueron en contra de los bules, antros, refugios de pecadores, centros de salud, salud, salud y clausuraron con lo cual se consiguió una buena cantidad de miles de pesos por concepto de multas.

Los de Zapopan no se quedaron atrás y también se fueron a clausurar los refugios de pecadores, pero también pretenden evitar que los curas desvelen a los vecinos con sus pinches cohetones y ristras. Los va a castigar dios y se van a encabronar los coheteros, pero todo sea por meter orden.

Nos leemos mañana.

Comentarios de Facebook
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

No hay comentarios

Dejar respuesta