OJO POLÍTICO

0
75
Por: Ramon frias
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

Por: Ramón Frías Frías

•  Cada día menos

.- Con la reducción de municipios en el distrito con sede en Puerto Vallarta, las cosas ya no parecen tan fáciles para el partidillo Movimiento Ciudadano, además de los conflictos con sus diputados federales, algunos de ellos, los más emblemáticos, decidieron abandonar la bancada.

Tal es el caso del ex candidato a senador por Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños, cuya salida no mereció otro comentario que uno igual al del chiquillo buleado que recibe la cachetada para iniciar el pleito y dice que no le dolió.

El comunicado del partidillo ni siquiera tiene su origen en la dirigencia nacional y es tan breve, que nos daremos el lujo de reproducirlo textual:

“Confirmación de salida del diputado Carlos Lomelí Bolaños

“Por este medio confirmamos la separación del diputado federal Carlos Lomelí Bolaños del proyecto político de Movimiento Ciudadano.

“Carlos Lomelí es uno de los muchos hombres y mujeres libres a los que Movimiento Ciudadano abrió las puertas para construir un proyecto ciudadano en un marco de libertad. Por lo mismo, respetamos su decisión de buscar alternativas políticas.
“Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano”
“COMUNICACIÓN SOCIAL”
Contacto: Sergio Cendejas Salas
Coordinador de Comunicación Social
Grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano

La respuesta real, parece venir del crecimiento de Morena y los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en cuyas filas además de Carlos Lomelí, parece estar integrada la también legisladora Candelaria Ochoa. Al paso que van, quedarán con una fracción más pequeña que la del PT.

Para el coordinador de la bancada del partidillo en la Cámara Baja, parece tener más importancia el placeo de los notables en el asunto del agua en Los Altos, adonde viajaron Clemente y Enrique N, así como el alcalde de Zapotlanejo, de cuna panista y militancia en el MC, Héctor N, quien también reclama el vital líquido para su municipio, donde le es negada el agua de El Purgatorio.

Además del pejista Carlos Lomelí y Candelaria, dijo adiós a la bancada del partidillo el ex dirigente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos, quien de un plumazo dio por terminado “su acuerdo” con el partidillo del ex presidiario Dante Delgado Rannauro.

El pretexto para el juarense fue el desacuerdo con su ahora ex grupo parlamentario, mismo que respaldó la norma 046, donde se establece que el sector salud garantiza la atención a las víctimas de violencia sexual, porque permite el aborto a las víctimas de violación.

Como Enrique N, el ahora independiente Espino Barrientos argumenta que nunca estuvo afiliado al partidillo y la decisión de abandonar la bancada del partidillo, fue por diferir en lo que refiere a la agenda política y legislativa.

“Nunca estuve afiliado, solo mantuvimos un acuerdo para las elecciones del 2015”, escribió en su cuenta @ManuelEspino, en la que se presenta como “empresario y político católico”.

“No estuve afiliado a MC, hicimos un acuerdo que ya concluyó. Decidí dejar su bancada por diferir en la agenda política, pero hay respeto”, abundó.
“Apoyo la VIDA CON DIGNIDAD desde la concepción hasta la muerte natural. Qué proponen frente a la concepción indigna e injusta por violación?”, escribió en Twitter.

“Apoyar a una víctima de embarazo por violación justifica segar la vida de un no nacido que tiene derecho a vivir? La solución es el aborto?, cuestionó.

La postura del legislador y ex líder del Partido Acción Nacional (PAN) contrastó de llenó con los pronunciamientos del resto de los diputados de Movimiento Ciudadano (MC) que conforme a las instrucciones de Dante Delgado y Clemente Castañeda, se declararon a favor de la aplicación a nivel estatal y municipal de la Norma 046.

Espino y el MC también chocaron en el tema de la Ley de Seguridad Interior, cuando el congresista se pronunció en comisiones a favor de la iniciativa del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que a consideración de las fracciones de oposición en la Cámara, representa riesgos en materia de derechos humanos.

Sobre el fin de la relación política entre el ex panista y los autodenominados diputados “ciudadanos”, ningún integrante de la fracción hizo alusión al tema ni siquiera en las redes sociales, a las que son asiduos.

El partidillo Movimiento Ciudadano informó que terminó su relación con el ex panista Manuel Espino, a quien acogió en sus filas en 2014 para postularlo, un año después, como candidato a diputado federal, cargo que consiguió.

Luego salió otro comunicado de la dirigencia nacional: “En virtud de no mantener coincidencias entre nuestros proyectos y nuestras agendas, Movimiento Ciudadano comunica que, de común acuerdo, se dio por terminada la relación política con el diputado federal Manuel Espino Barrientos.

“De esta forma, el acuerdo que dio origen a su candidatura en 2015, con él y con las organizaciones de las que forma parte, ha concluido”, señaló.

“Movimiento Ciudadano ha señalado que no acompañará ninguna legislación que ponga en entre dicho la protección de los derechos humanos, por lo que seguimos en un proceso de análisis de las distintas iniciativas de Seguridad Interior, con independencia de la posición y sentido del voto que emitió el diputado Manuel Espino”, precisó la bancada.

Espino, quien fue dirigente del PAN, fue expulsado de su partido en 2010 tras criticar abiertamente el Gobierno del entonces Presidente de la República, el también panista Felipe Calderón.

En 2012, ya sin militancia, Espino expresó su apoyo a la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto.

Mientras tanto le roen militancia al partidillo con la visita a Jalisco de Yeidckol Polevnsky, secretaria general del partido obradorista, quien se echó finalmente al bolsillo a Carlos Lomelí, diputado federal hoy ex naranja agria.

Polevnsky se reunió en una comida con líderes de opinión a la cual acudió Lomelí, quien “es absolutamente lopezobradorista, siempre ha apoyado a Andrés Manuel y creo que ya le toca tomar una definición”, resumió la morenista.

Apenas hace unas semanas Lomelí aseguraba que no dejaría Movimiento Ciudadano. Hay mucho trabajo por delante para el legislador… como comenzar a cambiar el color de los letreros que deja como recuerdito en cada espacio público que “rehabilita” con la donación de su sueldo.

El desgrane de la mazorca y por lo cual se vaticinan tormentas al interior del partidillo, es la inclusión de un cuñado de Enrique N como secretario general del ayuntamiento de Zapopan, donde también manda Enrique y la salida del sheriff Salvador Caro, quien se refugiará en el Congreso para que lo coordine el Pope.

¿Y si Carlos Lomelí es candidato a gobernador por Morena?

Nos leemos mañana.

Comentarios de Facebook
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

No hay comentarios

Dejar respuesta