OJO POLÍTICO

0
348
Por: Ramon frias
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]

Por: Ramón Frías Frías

•  Por abajo del agua

.- La guerra de declaraciones no significa mucho, fuera de la atención prestada por los medios de comunicación, pero lo que se encuentra oculto, son lo que confirma lo dicho siempre en este espacio: los hombres solamente se pelean por el dinero o por los mayates.

El grupo liderado por Enrique Alfaro desde la alcaldía de Guadalajara, es señalado de buscar tajada en lo que refiere a los presupuestos y no para mejorar la seguridad donde les corresponde.

Querían los pupilos de Alfaro, según un artículo de Reporte Índigo, ejercer el control sobre el 30 por ciento del gasto de seguridad estatal, el cual alcanza un presupuesto de dos mil 126 millones de pesos (MDP).

Era eso y no la intención de dar seguridad a los tapatíos y demás habitantes de la zona metropolitana, pero no supieron presentar la propuesta, la cual fue rechazada por el Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), porque no presentaron los estudios correspondientes para justificar el manejo de la millonaria cifra.

Nada blanditos los operadores financieros de Aristòteles, nunca mencionaron la ambiciosa intención de darle la gran mordida al pastel presupuestario y mucho cuidado tuvieron en ambos grupos, de mencionar en las mesas de trabajo para la creación de la inútil Agencia Metropolitana de Seguridad.

Dicha agencia fue promesa de campaña de Alfaro, en la búsqueda de fusionar a las nueve policías municipales, pero no solamente para coordinarse, sino para manejar todos los activos, bienes muebles e inmuebles, presupuestos y desde luego, la pechuga: los fondos federales y presupuestos, con una homologación de salario a sus oficiales.

La homologación no estaba prevista en el lanzamiento de la ahora invisible Agencia Metropolitana de Seguridad, coordinador que presuntamente sería nombrado por parte de Aristóteles, pero resulta tan inútil y poco atractivo el puesto, que se lo dieron a Marco Valerio Pérez Gollaz, prestanombres de Alfaro por un tiempo en la dirigencia del partidillo Movimiento Ciudadano, de donde saltó a la regiduría que ahora ocupa el suplente.

Quienes más agradecen en este momento que no se lograra lo planeado por Alfaro, son los alcaldes del partidillo, principalmente el zapopano Pablo Lemus Navarro, porque además del control político de su jefe Alfaro, también les quería controlar la policía y hasta pensaron que podría poner a Salvador Caro como coordinador de la agencia.

Finalmente se asentó en las minutas de las mesas de trabajo, que la Agencia Metropolitana solamente tendría labores de zopilote: planear, pero sin tener mando sobre los elementos, dado que reactivarían la Fuerza Única Metropolitana, balconeados recientemente en labores de extorsión a un comerciante de Tlajomulco. La FUR depende de Eduardo Almaguer, coco de Caro Cabrera y Alfaro Ramírez.

La propuesta de Alfaro y popotes que lo acompañan, para que le dieran los dos mil millones de pesos a la Agencia, recibió respuesta el 23 de septiembre del año pasado de parte de la Subsecretaría de Finanzas del Estado, como lo detalla el reportaje mencionado líneas antes:
“No se cuenta con un detalle específico de planes y proyectos de la AMS para determinar el análisis de disponibilidad de recursos y análisis costo-beneficio de la inversión”, y lo más importante.

“El convenio establece una aportación por parte del Gobierno del Estado del 30 por ciento de los recursos que actualmente destina a la función de seguridad, sin embargo, no se define cómo se determinó ese porcentaje”.

Además “no se tiene conocimiento de la inversión que los municipios hacen en materia de seguridad, y en consecuencia, las necesidades que cada uno tiene”.

Durante la mesa de trabajo, el alcalde de Guadalajara y gobernadorcito metropolitano, dijo de su Instituto Metropolitano de Planeación: “Respecto a la aportación estatal, mencionar que este porcentaje es una estimación para contemplar nivelación salarial y aprovisionamiento de una fuerza policial metropolitana. No hay un estudio que justifique por qué el 30 por ciento”.

Sin embargo el Presupuesto 2017 de Jalisco, en su Sector Central que compete solo al Ejecutivo, el rubro de seguridad categorizado como “Estado de Derecho” se previó con 7 mil 089.5 MDP, lo que dimensiona la pretensión de los alcaldes naranjas. Ese es el pleito, dijo la Cucha, pero que nadie mencionó, ni de parte de Alfaro ni de los personeros de Aristòteles.

El argumento de Finanzas del Estado versó sobre el mal diseño de proyección de la Agencia: “Es indispensable especificar en un proyecto financiero cuál es la cantidad de recurso que se tiene ahora por parte de los municipios, y cuáles son las necesidades a futuro que tiene la constitución de la AMS, para valorar la necesidad de recursos y el impacto financiero para municipios y el Estado”. Y más adelante agregaría en su respuesta: “los municipios hasta ahora solo tienen una estimación de sus gastos”.

Fue el presidente municipal de Tonalá, Sergio Chávez Dávalos de extracción priísta, quien puso el dedo en la llaga sin mencionar la ambiciosa pretensión de los del partidillo, para evidenciar que la homologación del salario policial no estaba prevista para efectuarse desde el arranque de la AMS, porque en Juanacatlán por ejemplo, hay oficiales con sueldo de poco más de cinco mil pesos mensuales.

El municipio priísta de Tonalá expuso en la mesa de trabajo: “Tonalá expone sus dudas derivadas del convenio, respecto a ¿quién cubre la nivelación salarial para homologar salarios? y ¿cómo se realizarán las transferencias de las obligaciones patronales? (IMSS, pensiones, etc.)”.

Respondió el lado alfarista: “En cuanto a homologación de salarios, el representante del Imeplan comenta que cada municipio deberá aportar los recursos que actualmente destina a la función de seguridad. En un principio NO (sic) se homologa el salario, hasta que se desarrolle el modelo financiero correspondiente”. Agregó que en nada beneficiaría una Agencia, porque “los municipios permanecen con las obligaciones patronales”.

En la metrópoli son nada menos que 4 mil 392 agentes que ganan por debajo de uno de Zapopan, el mejor pagado, con 17 mil 12 pesos; su igualación requería que los Ayuntamientos aumentaran su gasto anual en 208.1 MDP, de acuerdo a lo que publicó Reporte Indigo en “Policía de tintero”, en octubre de 2016.

En el Cuarto Informe de Gobierno y aún en la glosa, se admite que la seguridad no ha mejorado y son Guadalajara y Zapopan, los municipios con apreciación general de inseguridad creciente, lo cual en nada abona a mejorar las condiciones de los jaliscienses, principalmente de la zona metropolitana, mientras el fallido alcalde de Guadalajara continúa en su campaña por conseguir la candidatura y como meta final la gubernatura de Jalisco, pero cada día son menos quienes creen que llegará a suceder a Aristóteles.

Los tapatíos al menos, consideran que sería un suicidio social en caso de que Alfaro llegase a gobernar la entidad, pues resultaría una réplica de la ciudad de Guadalajara, antes la Perla Tapatía y hoy, mejor ni decimos cómo la nombran los habitantes de la Leal Ciudad.

Nos leemos el lunes.

Comentarios de Facebook
Tu donación es importante para seguir trabajando, Gracias!![wpedon id=16551]
Compartir
Artículo anteriorOJO POLÍTICO
Artículo siguienteEl peligroso fanatismo político
Ramón García es Periodista Independiente y pionero de la transmisión de Radio y Televisión por internet en Puerto Vallarta. Periodismo critico del sistema politico mexicano, escribe su columna o mejor conocida como "Calumnia Politica" De mi ronco pecho.

No hay comentarios

Dejar respuesta